17 octubre 2012

Tomando decisiones correcta para tu salud

Tomar las frutas en su estado natural o zumo; té o café; correr o caminar; cereales con yogur o pan con jamón. En cada minuto de nuestra vida tienes que tomar decisiones y por lo tanto tienes que aprende a elegir.

La vida moderna a veces no da tregua. El ritmo acelerado nos deja sin tiempo para disfrutar y gozar de cada acto que se emprende en el transcurso del día o de la noche.

Entonces, las decisiones sobre qué comer, qué tomar, qué preferir se vuelven automáticas. Aún cuando, se pueda intuir que las elecciones no son las más adecuadas para mantener un buen estado de salud.

La idea es que sería bueno plantearnos el cultivar un estilo equilibrado, saludable y consecuente que contraste con la comida rápida y las calorías de más. Pensando en que ese “algún día” se concrete, indagamos en las principales decisiones que se toman a diario. El objetivo es ayudar a despejar las dudas sobre qué comer en el desayuno; durante el día; a la hora de hacer deporte, etc.

Las alternativas que presentamos son las respuestas que variados expertos y especialistas sobre la manera de poder pasar un buen día, mantener la línea o tal vez, solo acercarse a un “corpore sano”.

  • ¿Té o café? La elección radica en el grado de cafeína, promoviendo a ciencia cierta el té. El té negro por lo general tiene menos cafeína que el café. El verde también y está lleno de antioxidantes saludables para el corazón. El café de grano actúa un poco como combustible para cohetes. Poner en marcha las glándulas suprarrenales y desencadenar la liberación de cortisol, la hormona del estrés no es la mejor manera de empezar el día. Existe una gran variedad de té, Pu-erh, verde, negro, rooibos. Algunos tienen propiedades antioxidantes, otros diuréticos, para eliminar los lípidos. Puedes elegir lo que más te interese. En cambio, el café no es recomendable, a menos que sea de grano y descafeinado, porque éste tiene un ácido clorogénico que es bueno para los diabéticos o con resistencia a la insulina, pero el café con ácido cafeíco de grano  estimula la insulina.
  • ¿Pan o cereales? Además de un líquido caliente, a juicio de los especialistas, el desayuno como primera comida debe ser contundente y satisfactorio. Tenemos dos opciones válidas. La primera es comer yogurt con cereal integral sin azúcar o con leche. O bien, escoger un pan realmente integral que contenga al menos 3 gramos de fibra por rebanada con alguna proteína, sea jamón de pavo, queso o huevo. Pero ojo, una sola porción no un sándwich triple. Porque a media mañana será ideal una fruta o frutos secos con moderación.
  • ¿Zumo o fruta enteras? La fibra de la fruta hace que sea mucho más satisfactoria y tiene menos calorías, es mejor la fruta, porque los zumos usan mayor cantidad y como entran directo al estómago estimulan directamente la insulina. En cambio, la fruta, la mascas, la sientes y tiene mejor digestibilidad porque con las enzimas de la boca la predigieres. No así con el zumo, que te pierdes una etapa de metabolización y peor aún, si el zumo no está hecho al instante pierde todas sus vitaminas.
  • ¿Pastillas de menta o chicle sin azúcar? Aunque nadie podría recomendar que comiera chicle o dulces por el riesgo de caries y molestias estomacales la propuesta es dejar los caramelos a un lado. Las pastillas de menta producen una sensación de vacío en el estómago, y es mejor un chicle sin azúcar. Además estos chicles, después de las comidas pueden ayudar a reducir la incidencia de caries, ya que aumenta el flujo salival, protegiendo a los dientes de los ácidos formados por la placa bacteriana, pero no alcanza a reemplazar el uso del cepillo y seda dental. Sin embargo, su uso en exceso puede provocar daños en las articulaciones de la mandíbula o fatiga de los músculos masticatorios, por lo que si se va a consumir se recomienda que no se haga en exceso.
  • ¿Sándwich o sopa para el almuerzo? Más que sumar las calorías, el consejo es concentrarse en qué se come. Los expertos aseguran que una sopa o un pan blanco no llena. Se puede optar por panes integrales con una “buena” proteína o una crema de legumbres que satisfagan toda la tarde. En ese caso, cualquiera de las dos alternativas expuestas es saludable. Comer hidratos de carbonos que no sean harinas refinadas sino naturales, legumbres y proteínas, acompañados de ensaladas, siempre en porciones moderadas.
  • ¿El ejercicio en la mañana o en la noche? Numerosos estudios muestran que el ejercicio por la mañana es más adecuado porque la producción de endorfinas que se produce te acompañarán durante todo el día y estés más activo, con otra disposición”, por lo tanto, la respuesta es obvia, la mañana. Aunque siempre será aconsejable hacer ejercicio cualquier hora del día y si temprano es imposible, estará perfecto utilizar la tarde o la noche, pero ¡atención! Los ejercicios aeróbicos pueden causar hiperventilación y a la hora de dormir puede ser que cueste un poco entrar a ese estado.
  • ¿Usar hilo dental o enjuague bucal? Son complementarios y ninguno reemplaza al otro. El hilo dental limpia mecánicamente entremedio de los dientes y en lugares donde el cepillo no alcanza a llegar. El uso diario de cepillo e hilo son fundamentales, especialmente, antes de acostarse. Ambos, eliminan la placa bacteriana para que después se pueda usar enjuague bucal y este sea efectivo.
  • ¿Pizza o comida china? La pizza para llevar es probablemente la peor opción porque es muy alta en grasa, pero la comida china puede ser saludable si se evita pedir arroz, frituras y salsas, por lo que llama a considerar la posibilidad de cocina en casa, arroz integral hervido durante la espera de los platos de verduras o carne. Por tanto, la respuesta es comida china. Pero, habrá también que considerar la advertencia de la nutricionista Dawn Cooper, que este tipo cocina usa en exceso monoglutamato sódico que aumenta la presión arterial y para evitar el llamado síndrome de comida china, no excederse con la salsa de soya. 
  • ¿Bebidas gaseosas o zumos de frutas? Nutricionalmente estos últimos son una mejor opción, pero los dos son malos para los dientes. Los zumos de fruta fresca son igual de ácidos que las gaseosas, lo que contribuye a debilitar el esmalte dental, haciéndolos más propensos a caries o desmineralizaciones. Por tales motivos, la recomendación es el agua. Pero, si hay que elegir entre el zumo y las bebidas, es mejor el zumo, pero como su acidez daña los dientes, epuede beber con una pajita para que el líquido no toque los dientes. 
  • ¿Caminar o correr? Caminar es la alternativa cuando se recorren tramos largos. Pero si quieres calidad de vida, unos 15 minutos son adecuados, pero si la intención es disminuir peso y eliminar grasa el ejercicio apropiado es correr por un mínimo de media hora. Ese es el tiempo necesario para que el organismo use la grasa como fuente energética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario...