07 noviembre 2005

Una adecuada alimentación y hacer ejercicio, claves para evitar enfermedades óseas

Síntomas como dolor, hinchazón y cansancio indican algún problema en los huesos o en las articulaciones. La osteoporosis y la artrosis son las enfermedades de los huesos más comunes y se presentan en edades avanzadas. La falta de calcio es la principal causa.

La osteoporosis es una afección que se caracteriza por una mayor fragilidad ósea que aumenta el riesgo de sufrir fracturas como resultado de una alimentación pobre en calcio durante la juventud.

“¿Por qué uno sospecha osteoporosis?, porque su mamá tuvo osteoporosis, porque usted toma cortisona, porque se aplica determinado medicamento que hace que le dé osteoporosis”, señaló el reumatólogo Rubén Darío Mantilla.

La artrosis o enfermedad degenerativa articular, es la más común de las enfermedades articulares, ocurre con más frecuencia en personas de edad media y ancianos, afectando el cuello, la región lumbar, rodillas, caderas y articulaciones de los dedos.

“La artrosis es una enfermedad que da por la edad, por la genética y en algunas articulaciones, como la rodilla, por el trauma repetido o por el sobrepeso”, aseguró Mantilla.

La artritis es una enfermedad que se caracteriza por dolor e hinchazón en las articulaciones. “La artritis reumatoidea es una enfermedad desastrosa que generalmente se vé en mujeres jóvenes, en promedio 30 o 40 años”.

Además de la edad, hay factores que favorecen la aparición de las enfermedades de los huesos. Uno muy importante es el sobrepeso, porque produce una sobrecarga en las articulaciones. En este sentido es importante que la alimentación consista en una dieta equilibrada, y sin excesos de grasas.

Todas las enfermedades de los huesos detectadas a tiempo tienen cura y en principio el tratamiento se enfoca a aliviar el dolor. Los especialistas recomiendan hacer ejercicio de manera rutinaria y comer con equilibrio para evitar complicaciones.

El tratamiento específico de un trastorno del hueso depende de la edad del paciente, del estado de salud y de qué tan avanzada está la enfermedad. La densitometría ósea es el estudio para diagnosticar la osteoporosis, a partir de su resultado se abren diferentes alternativas que pueden reparar huesos descalcificados sin cirugía. La clave esta en la alimentación.

“El paciente debe consumir grandes cantidades de calcio, una dieta, debe consumir alimentos como los lácteos, como el brócoli, como las nueces, debe recibir sol durante 15 minutos al día”, recomendó el médico ortopedista, Gustavo Rincón.

Recomendaciones a tener en cuenta para evitar la artrosis

El tratamiento de la artrosis incluye medidas farmacológicas y no farmacológicas dirigidas a aliviar el dolor y a mejorar la función articular. “La idea es que el paciente debe hacer un programa de fisioterapia para mejorar las refracciones musculares, estar menos tiempo de pie, caminar menos, debe bajar de peso”, indicó Rincón.

El ejercicio es fundamental para incrementar la fuerza muscular, así como los analgésicos orales y los antinflamatorios. “Si este método no funciona, el paciente requiere un reemplazo articular, hoy en día los más conocidos son reemplazo de rodilla, reemplazo de cadera, reemplazo del hombro”.

Para evitar trastornos en los huesos tenga una alimentación sana, haga ejercicio, mantenga un peso adecuado y cuide su espalda. También evite el cigarrillo, pues está vinculado a los problemas lumbares crónicos, y agrava la osteoporosis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...