31 agosto 2012

Ir caminando a la escuela para prevenir la obesidad de adolescentes

Un equipo científico halló que de más de 1700 adolescentes que participaban de al menos dos equipos deportivos en el año, eran un 22 por ciento menos propensos que el resto a tener sobrepeso u obesidad.

Los que iban al colegio caminando o en bicicleta cuatro o cinco veces por semana eran un 33 por ciento menos propensos a engordar, destacó el estudio.

Estos resultados no sorprenderán a la mayoría de la población, por que es información que muchos considerarán de sentido común. Si un hijo está en equipos deportivos, será menos propenso a ser obeso.

Sin embargo, los autores aseguran que los estudios previos sobre distintas actividades, incluido caminar hasta la escuela o practicar deportes, habían obtenido resultados contradictorios.

El equipo estudió a un grupo de estudiantes y padres de las escuelas públicas de New Hampshire y Vermont durante siete años, a partir del 2002. Realizó encuestas telefónicas y registró distintos tipos de información, como las actividades de los alumnos, su peso y estatura.

Los autores obtuvieron estos datos cuando los 1718 adolescentes participantes comenzaron el colegio secundario. El 29 por ciento tenía sobrepeso u obesidad, según publica la revista Pediatrics.

Luego, el equipo indagó qué actividades estaban menos asociadas con el riesgo de engordar. Tres de cada cuatro adolescentes participaban de un equipo deportivo y los que practicaban por lo menos dos deportes por año eran los menos propensos a ser obesos.

Un 40 por ciento de los 492 adolescentes que no participaban de un equipo tenían sobrepeso u obesidad, comparado con el 22 por ciento de los 927 que hacían por lo menos dos deportes.

El autor principal del estudio, Keith Drake, del Centro Hood para los Niños y las Familias de la Facultad de Medicina de Dartmouth, New Hampshire, concluyó que participar de varios equipos deportivos ayudó mucho más que la práctica de un solo deporte porque mantiene a los adolescentes activos durante todo el año.

Les permite hacer actividad física moderada a intensa, en cuanto a ir a la escuela caminando o en bicicleta, el estudio halló que los participantes que lo hacían más de tres veces por semana eran los que menos riesgo tenían de ser obesos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario...