10 enero 2005

Comer y vivir de forma saludable

Para comer y vivir de forma saludable, aqui tienes algunas sugerencias prácticas para una alimentación y estilo de vida mucho más saludables.
  • No salte ni elimine sus comidas. Dejar pasar mucho tiempo entre cada comida puede dejarlo prácticamente sin energía y después llevarlo a comer en exceso. Además, su cuerpo tenderá a acumular más energía en forma de tejido graso.
  • Controle el número de calorías que ingiera. No se trata de contar las calorías y obsesionarse con ellas, sino de cortar las porciones y así consumir menos calorías de las que gasta durante el día. Sírvase la comida en un plato de tamaño mediano y no en el más grande. Las calorías serán menos.
  • Incluya un total de 30 minutos de actividad física todos los días. No tiene que ser en una sola sesión. Puede emplear 10 minutos para caminar rápido después de comer y 20 minutos más por la mañana o por la tarde, así puede perder peso, o al menos mantenerse, podrá mejorar su sistema cardiovascular y mejorará su descanso al dormir.
  • Beba menos refrescos y otras bebidas endulzadas. Una botella de zumo de fruta puede contener 300 calorías, mejor tome agua o utilice algún saborizante sin azúcar. Si bebe zumo de fruta, dilúyalo con agua para disminuir el contenido de azúcar.
  • Tome agua para quemar la grasa. El agua no sólo es necesaria para mantenernos hidratados, sino que ésta ayudará a perder grasa. Acelerar el metabolismo requiere quemar grasa, y para ello el cuerpo necesita agua.
  • Trate de comer al menos cinco raciones de frutas y vegetales todos los días. Puede comprar vegetales y frutas congeladas para asegurar su disponibilidad en casa. Son prácticos, fáciles de preparar y con un buen valor nutricional.
  • Mantenga la variedad en su alimentación. No se limite a unos pocos menús durante la semanas. Además de aburrirse, su cuerpo puede no estar recibiendo los nutrimentos que necesita. Incluya la mayor variedad posible en la selección de sus alimentos y también en las formas de preparación. Experimente probando alimentos bajos en grasa que no acostumbra a tomar.
  • No coma haciendo otras actividades. Concéntrese en lo que come y no lo haga simultáneamente mientras ve la televisión, leyendo o con el ordenador.
  • Busque la ayuda de un experto en nutrición y preparador físico. La orientación de un profesional puede permitir que su fuerza de voluntad y esfuerzo obtengan mejores resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario...